Tag Archives: Guerra

Breves: Mujeres del mundo

28 Jun

De lo menos a lo más, libros que cuentan historias de mujeres en distintos lugares del mundo.

Las mujeres inglesas destrozan los tacones al andar (2007) de Almudena Solana. Probablemente, el peor libro que leí en mi vida. La segunda obra de esta escritora española residente en Inglaterra es una muestra excelente de mala literatura. Me atrevo a decir que está mal escrito, que cuesta descifrar qué quiere decir, no por un espíritu lúdico, a menos que destrozar el lenguaje sea un divertimento. El colofón promete, pero no retribuye. En la web podrán encontrar sinopsis, algunas críticas favorables y demás datos sobre este título. Me limito a decir un NO rotundo a esta obra.

Comer, rezar, amar (2009)  de Elizabeth Gilbert. Novela de fama mundial, tras la filmación de la película homónima protagonizada por Julia Roberts y Javier Bardem. Se trata de la historia de una mujer en medio de la crisis de los treinta que va a hacer a Italia lo primero, a India lo segundo y a Bali lo tercero. Mi mayor problema con la novela fue que, por un lado, no soy la persona más espiritual del mundo y, por otro, el estilo de Gilbert me parece totalmente desechable. Por una vez, el film fue mejor que el libro (y ni siquiera pasa de regular). ¡Imagínense!

Camino a casa (2000) del islandés Ólafur Ólafsson, que no estuvo ni bien ni mal. La historia trata sobre una islandesa que habita en Inglaterra, se entera que se va a morir y decide volver a su país natal después de muchos años. Le reconozco el mérito de jugar con la temporalidad, viajando entre diferentes pasados y alternando con el presente, como si en verdad de recuerdos se tratase. Dato-yapa: Ólafsson es presidente de Time Warner y ha trabajado en Sony durante varios años.

Chicas de Riad (2007) de Rajaa Alsanea. Una perspectiva del amor y la vida de cuatro mujeres jóvenes en la capital del Reino de Arabia Saudí. En su contratapa dice algo así como “Sexo en la ciudad versión saudí” y tiene un poco de ello. Fue escrito por una joven de 25 años que sacudió a su convencional sociedad mediante la confesión de las transgresiones de las saudíes, con la esperanza de poder modernizar el país que ama. Muy interesante.

Dos chicas de Shanghai (2010) de Lisa See. Conmovedora historia de dos hermanas, niñas mimadas de la sociedad china en el tiempo que Shangai era la París asiática, quienes tras los bombardeos japoneses deben emprender un largo viaje a California, donde las espera una vida sin comodidades en una Chinatown que está naciendo. La autora tiene una prosa deliciosa, bella y atrapante que invita a seguir y seguir y seguir leyendo. Prometo, más adelante, reseñar El abanico de seda (2005), la mejor obra de la autora hasta el momento. El pabellón de las peonias (2008) se los debo, no fue de mi agrado.

Mil soles espléndidos (2007) de Khaled Hosseini. Impresionante libro que cuenta la vida de dos mujeres afganas, desde mediados de siglo XX hasta la era talibán. Leer este libro en sintonía con Chicas de Riad comprueba el abanico de matices en las culturas islámicas. Me llamó mucho la atención que fuera un hombre quien pudiera retratar de mejor manera el espíritu y el padecimiento de las mujeres en Afganistán, la hipocresía de los hombres, los esfuerzos por sobrevivir en un país donde ser mujer es un crimen por sí mismo. Merece más que este breve párrafo, de hecho, la mejor crítica es una invitación a leerlo.

Esta ha sido una mini revisión de algunos títulos con protagonistas femeninas, aptos para todo público, sin distinción de género. Los tres últimos libros son más que narrativas sobre mujeres, representan una puerta de acceso a culturas-otras de la occidental, por lo que los interesados en relatos fieles al contexto histórico-cultural hallarán un muy buen entretenimiento.

Anuncios

Personajes entrañables: Molly Weasley

16 Jun

Inauguro una nueva sección con uno de los personajes más admirables de la literatura: la madre por antonomasia, la que dicen en Internet que hace que Chuck Norris coma sus vegetales, la única e inigualable Molly Weasley.

Molly es un personaje del universo ficticio de la saga Harry Potter, una heptalogía repleta de seres entrañables, de los que la señora Weasley se destaca por ser la madraza de casi todos ellos. Está casada con Arthur Weasley y juntos tuvieron siete hijos: Bill, Charlie, Percy, los gemelos Fred y George, Ron y Ginny. Todos con cabello rojinaranja, símbolo del fuego que les infunde su valiente madre.

Como destaqué en los párrafos anteriores, Molly da vida al estereotipo de madre leona. Tierna y amable cuando está de buenas. Escandalizada e iracunda cuando sus hijos hacen gala de mala conducta. Sin embargo, su rasgo principal es la protección de sus retoños a como dé lugar. Su carácter maternal y acogedor toma más fuerza cuando, horrorizada por el trato que los Dursley dispensaban a Harry, lo recibe en su casa y lo trata como un hijo más. Con el correr del tiempo, Potter llegó a convertirse en un Weasley putativo.

Molly posee una moral muy clara, sin medias tintas. Ella mantiene su lealtad hacia Hogwarts y Dumbledore y no quebranta su apoyo incluso cuando su hijo Percy se rebela y se alía con el corrupto Ministerio de la Magia. Del mismo modo, mantiene sus reservas del actuar inconstante y arriesgado de Sirius Black, antiguo compañero de la Órden del Fénix, por temor a que lastime a Harry. También es una mujer con muchos recursos: alimenta y viste a una familia con el magro sueldo de su esposo, logra que todos lleguen a tiempo a sus trabajos y estudios, imparte castigos, aconseja sabiamente en momentos de tribulaciones y premia la buena conducta. También avergüenza a sus hijos con sweaters ridículos y comportamiento sobreprotector. Sí, toda una madre.

En el último libro de la saga, Harry Potter y las reliquias de la muerte, Molly se enfrenta a momentos muy duros y cruciales que la afectan directamente. Durante la Batalla de Hogwarts, salió a luchar hombro a hombro con sus hijos contra los mortífagos de Voldemort, sin poder protegerlos. Al mismo tiempo, demostró su valentía y determinación cuando, en un duelo singular, venció a la poderosa bruja Bellatrix  Lestrange, la más mala entre las malas.

Molly era bajita y regordeta, sin dudas, su apariencia no era amenazadora, pero en cuanto su espíritu se infundía de su fuerza maternal, nadie podía vencerla. Ya lo han dicho, pero vale repetirlo: all you need is love.

Tiempo de sagas: Los Confines de Bodoc

15 Jun

La literatura argentina no tiene una tradición en el terreno de la fantasía. Algunos colocan a Bioy Casares como un precusor de la ciencia ficción, otros señalan algunos relatos de Borges como pertenecientes a este género; pero en lo que a fantasía respecta, no hay un referente claro. No voy a discurrir demasiado en la diferencia entre ciencia ficción (o ficción de la ciencia, denominación más adecuada) y la fantasía. Simplemente, señalo que la primera busca legitimidad en la disciplina que le da origen. Pensemos en Asimov como paradigma, sus exploraciones del espacio, la extrapolación de características actuales a futuros muy lejanos, siempre con apoyo de los desarrollos de la ciencia dura que le da contexto.

La distopía sería una variación y la fantasía sería un subgénero con más libertades a la hora de crear su universo de referencia. Pensemos en la saga fantástica más maravillosa (valoración mía, pero de millones de otros también): El señor de los anillos de J. R. R. Tolkien. En los libros, asistimos a la creación de no sólo un universo donde acontecen los hechos, sino de razas, lenguajes y, lo más importante, la invención de la magia que, para mí, es la característica distintiva de toda pieza de esta subclasificación literaria, aunque merece una categoría por derecho propio.

Es esta literatura fantástica, siempre épica, la que no tiene un antecedente en la Argentina y, si lo tiene y lo desconozco, ninguno se asemeja a la calidad y relevancia de la obra de la escritora santafecina Liliana Bodoc. El primer tomo se publicó en el año 2000 bajo el nombre Los días del Venado y se compone de dos volúmenes más: Los días de la Sombra (2002) y Los días del Fuego (2004). En los primeros meses de este año, Bodoc publicó Oficio de Búhos, un libro de relatos de los Confines situado en tiempos de paz tras las guerras contra Misáianes, el hijo de la muerte.

La historia transcurre mayormente en las Tierras Fértiles, aunque también hay acción en las Tierras Antiguas, desde donde Misáianes envía a sus acólitos a aniquilar toda vida, sin medias tintas. Los Confines son los territorios del sur del continente de las Tierras Fértiles, hogar de los huisihuilkes y del protagonista del primer libro, el guerrero Dulkancellin quien es convocado para un misterioso consejo en Beleram junto a representantes del resto de las civilizaciones del continente.

La saga remite de forma intensa a la conquista de América, tanto en la forma que toma el conflicto (el invasor a través del mar) como en la constitución de los pueblos de las Tierras Fértiles. Los Señores del Sol, al norte, poseen una clara reminiscencia a las culturas precolombinas, por ejemplo. Sin embargo, la ficción tiene una fuerza propia y estos elementos de semejanza con un hecho histórico no oscurecen ni agotan completamente el relato.

Bodoc crea una mitología con un poderoso referente cultural americano que no posee fisuras. Los grandes temas que atraviesan la saga son la relación con la naturaleza, los vínculos comunitarios al interior de cada civilización y entre sí, la amistad y la traición y siempre desde un enfoque próximo a nuestra historia como pueblo, a diferencia de otros relatos de la épica fantástica cuyo sustento es la larga historia medieval europea.

Por último, quizás lo que merezca los mayores elogios: Liliana Bodoc es una poeta de la prosa que no aburre ni cansa, sino que siempre motiva e invita a seguir leyendo. En ocasión del lanzamiento de Oficio de búhos, la autora dijo: “Mi preocupación por el lenguaje crece conmigo, y estoy cada vez más convencida de que la literatura es un cómo se dice mucho más que un qué se dice, y no estoy hablando de un no compromiso con el sentido de las cosas, ni siquiera de un no compromiso humano y político, pero creo que eso tiene que transformarse en cómo se dice, entonces ando un poco obsesionada con eso”. Y, a lo largo de los libros, se nota. Hay clasicismo en su prosa, hay lírica y, aún así, el relato fluye suave como la seda, acaricia, emociona.

*La imagen que ilustra esta entrada pertenece a Gonzalo Kenny, quien trabaja junto a Liliana Bodoc en el proyecto “El Arte de los Confines” que pueden visitar acá.

Video: Trailer de “Cometas en el cielo”

13 Jun

Tras terminar el libro de Khaled Hosseini, escribir la reseña y pasear por Wikipedia, encontré que en el año 2007 se hizo una versión fílmica de Cometas en el cielo, adaptada y dirigida por Marc Foster. Aquí, el trailer.

Si alguien leyó el libro y vio la película, me encantaría recibir sus comentarios.

Un hijo, un padre, un criado y 40 años de Kabul

10 Jun

Afganistán nos llega a través de las noticias, en fragmentos, polarizado y, lo más importante, interpretado por occidentales. Si bien no formó parte del controvertido eje del mal conceptualizado por George W. Bush, los informativos lo asociaron a conceptos como terrorismo y fundamentalismo. Entró a la agenda mediática más reciente de la mano de los talibanes y la yihad norteamericana por la libertad.

Sin embargo, hay más de Afganistán que nos perdemos a través de este recorte que se produce en las noticias y allí interviene el escritor (nacido afgano y residente en Estados Unidos) Khaled Hosseini para narrar una historia cruel y conmovedora sobre los últimos cuarenta años de ese país de Medio Oriente.

El argumento parte del afán de un niño, Amir, por conquistar el amor de su padre y para lograr esa tarea debe tomar decisiones difíciles que lo acompañarán toda su vida. Narrada en primera persona por este hijo de la clase acomodada de la capital, la historia sucede entre los juegos con su fiel sirviente de etnia hazara y los intentos por obtener el reconocimiento de Baba. Los vínculos entre los protagonistas, enmarcados por una excelente descripción del ser afgano, se ensanchan, se tensan, se polarizan con una constante búsqueda de conciliación como motor.

Con un lenguaje sencillo, pero no carente de profundidad, el autor generó un relato de excelente calidad que nos permite adentrarnos en la cultura y sociedad afganas, el desgaste consecuente de la sucesión de guerras y guerrillas (invasión soviética, movimiento talibán), la vida en el exilio y la necesidad de redención común a todos los seres humanos. En suma, una novela de una factura impecable, conmovedora y sorprendente.

Cometas en el cielo (2003) fue la primera novela del escritor afgano Khaled Hosseini. Tras la investigación que realizó para llevarla a cabo, decidió crear la Fundación Khaled Hosseini para tratar el problema de la vivienda en el norte de Afganistán. Su segunda novela, Mil soles espléndidos (2007),  recibió numerosas críticas favorables y figuró en el ránking de superventas del sitio Amazon.com.

A %d blogueros les gusta esto: