Tag Archives: eBook

Érase una vez un eBook: de cómo empecé a usar el iPad para leer

8 Ago

Confieso que he sido una ferviente opositora a la lectura digital durante mucho tiempo. Alguna que otra vez, bajé algún PDF de alguna biblioteca virtual, pero la resistencia no cedía demasiado y me costó adaptarme a la lectura en pantalla. Está claro que no es lo mismo leer en el monitor que en un libro de papel ni tampoco que hacerlo en un dispositivo como el IPad o el Kindle.

La computadora (por más que sea portátil) tiene un formato demasiado grande, la posición de lectura es incómoda y el scroll no evoca de ningún modo la experiencia tradicional. Así y todo, en momentos ociosos de la jornada laboral, leí algún que otro clásico y, más adelante, incursioné en la lectura de volúmenes no publicados aún en la Argentina, como los distintos tomos de Canción de hielo y fuego.

En este recorrido literario, se sumaron varios motivos para considerar la compra de un lector electrónico. En primer lugar, los títulos que por alguna razón no se editaron en mi país. En segundo, los agotados que no cuentan con reimpresión y que es muy fácil conseguir en Internet. Por último, el precio en constante alza de los libros en papel, cosa que dificulta mantener el ritmo lector y el bolsillo abultado.

Así que empecé a considerar la compra de algo que sirva para leer eBooks. ¡Todo un aprendizaje! Primero lo primero, un PDF no es un ebook. Hay un formato específico que se llama ePub, que tiene funciones que lo acercan a un libro real tuneado. Posee una tabla de contenidos interactiva, señalador, la posibilidad de subrayar y de tomar notas… ¡Un espectáculo!

Pero… ¿Lograría emular a un libro impreso con eficacia?

El segundo paso fue investigar sobre el dispositivo en sí. ¿Kindle (y sus semejantes) o IPad? El Kindle, producto de Amazon, tiene ventaja por el lado del precio, ya que se vende al costo porque obtienen las regalías de la venta de títulos a través del sitio y su marca registrada: la tinta electrónica, una tecnología que crea un contraste muy parecido al papel. Sin embargo, su funcionalidad es limitada en lo que respecta a una tablet de la manzanita.

El IPad es, básicamente, un dispositivo para hacer prácticamente todo lo que se hace en una computadora, pero de tamaño reducido y, en consecuencia, mayor portabilidad. No fue pensado para la lectura, sino que tiene la posibilidad de convertirse –por el tiempo que se desee– en un reader. Y en uno muy confiable que poco tiene que envidiar a sus compañeros dedicados. La pantalla Retina Display del Nuevo IPad es una maravilla de colores y alta definición, en la AppStore se pueden encontrar aplicaciones para cualquier cosa imaginable, además de navegar por Internet, recibir mails e interactuar en redes sociales.

La diversidad de usos volcó mi inclinación natural hacia productos Apple y caí en la tentación de morder la manzana. Así, comencé a usar el iBooks donde a todas las facilidades que brinda el formato ePub, se le agrega el ajuste del brillo, tamaño de fuente, el tema (blanco y negro, sepia y modo nocturno), buscar palabras en el diccionario o en la web e incluso utilizar VoiceOver para que el iPad te lea a vos. En toda esta loa, la única crítica que puedo detectar es el peso de la tableta que puede resultar incómodo. Sin embargo, para alguien que se leyó los cinco tomos de la saga de George R. R. Martin y hasta llegó a pasear con Millenium de Stieg Larssen en la cartera, no es una contra muy dramática.

Hasta el momento, leí completos Danza con dragones de George R. R. Martin y Tokio Blues de Haruki Murakami (revisión pendiente). Ahora, voy con La chica mecánica de de Paolo Bacigalupi. Ya se trate de novelas cortas o largas, el iPad ha resultado una muy buena elección de lector digital. Eso sí, de dejar de comprar libros tradicionales, ni hablar. Mi afán de coleccionista no ceja en su ímpetu bajo ningún aspecto.

A %d blogueros les gusta esto: