Archivo | Tiempo de Sagas RSS feed for this section

Una épica impecable de un autor novato

31 Ago

Bajo el nombre de Crónica del asesino de reyes, el escritor norteamericano Patrick Rothfuss debutó en la literatura y en el género fantástico con una obra que otros más experimentados soñarían escribir. El nombre del viento (2007) es el título de la primera entrega de la trilogía, que continúa con El temor de un hombre sabio (2011) y un tercer y último volumen cuyo nombre no ha sido confirmado hasta ahora.

Rothfuss hasta la publicación de El nombre… trabajaba como docente de literatura y lengua inglesa en una universidad de su país. Habiendo ganado el Premio Pluma por esta primera obra, pudo dedicarse por completo a la escritura. No sorprende el galardón, la crítica lo ha comparado su talento con genios de la épica fantástica como Tolkien, Ursula Le Guin y George R. R. Martin y con razón. Y es importante que se compare el talento y no la escritura, porque el norteamericano creó algo original dentro de un género complejo.

Sí, la acción sucede en un ambiente medieval. Sí, hay magia. Sí, hay dragones (aunque se llaman draccus, porque los dragones todos sabemos que no existen). Tenemos un héroe improbable. Enemigos. Demonios. Cumple todos los ítems del check list y aún así es original. El estilo, la química particular de cada escritor, es lo más novedoso. La forma de contar, el tempo, sus palabras escogidas y, en especial, la ruptura del acuerdo tácito de suspensión de la realidad por la irrupción de frases como “eso es rocambolesco” o “entre pitos y flautas” (tendría que buscar la cita, pero juro que lo leí).

Algunos autores crean de tal modo su universo fantástico que abandonan su persona real y se sumergen en frases en élfico o se arropan con las alfombras de Myr. Rothfuss, por su parte, es el escritor que escribe y cautiva y engancha y, como en un guiño, cuenta las cosas como un cuentista de posada. Al menos, así lo veo yo.

 En cuanto al argumento, se cuenta la historia de Kvothe, artista itinerante, músico, alumno de la Universidad, héroe y asesino. Hay dos líneas de relato, una en la que Kvothe relata su historia a Cronista –el presente narrativo– y otra el relato propiamente dicho. El pelirrojo protagonista, escondido en un pueblo sin nombre de sus enemigos bajo la fachada de posadero, accede a dejar por escrito sus aventuras a cambio de que el escribiente permanezca con él tres días, que es lo que le llevará contar su historia. El nombre del viento cubre el primer día, donde cuenta desde su infancia hasta sus primeros tiempos en la Universidad.

Una cavilación sobre los vampiros que brillan

21 Jul

La saga Crepúsculo (2005) de la escritora norteamericana Stephenie Meyer es, sin lugar a dudas, la historia de vampiros más resistida de la historia y, a la vez, la más amada por los adolescentes alrededor del mundo. No sólo ha sido un producto editorial de éxito rotundo a nivel global, sino también dio lugar a una franquicia cinematográfica que elevó al estrellato a los jóvenes Kirsten Stewart, Robert Pattinson y Taylor Lautner.

Escenario de antagonismos entre hombres lobo y vampiros, el acento suele posarse en el hecho de que la autora reinventó el mito del Conde Drácula y es, quizás, su mayor atributo. Porque ya no hay ataúdes para escapar a la luz del día, ni ristras de ajo, ni crucifijos. Los vampiros de Meyer no duermen, tienen cuerpos duros, ágiles y atléticos, se alimentan de sangre de animales para no matar (los buenos, al menos) e incluso tienen trabajos y asisten a la escuela donde se produce el encuentro entre Bella y Edward. Ah, y brillan. Sí, cuando la piel refleja la luz solar, se convierte en una superficie cubierta de glitter, cual jovencita bolichera.

Para los amantes del subgénero vampírico, la transgresión ha sido superlativa. Del Drácula original de Bram Stocker al Lestat de Anne Rice, la distancia no es tan grave ni ominosa. Los vampiros, en el imaginario, son una especie seductora, pero vil. Representan la manzana prohibida que ilustra la tapa del primer libro de la saga, sin embargo, jamás se los presenta como los buenos de la película (a excepción del joven Louis, de Anne Rice, y con reservas). Después de todo, están muertos y sedientos de sangre. ¿No? Pero los Cullen –la familia de Edward– son buena gente, los malos son otros, los de la mafia vampírica italiana y así se construye la retórica del bien y del mal, más allá de las tribulaciones de una apática Bella sobre si convertirse en inmortal por su amado o no.

Controversial, así dije en un principio. Literatura barata, masiva, con un formato bastante estandarizado y volúmenes gordos en cada secuela como para que se sigan llenando las arcas. Ahora me pregunto: ¿qué tanto daño hace Crepúsculo a la literatura y a los adolescentes? Pienso que una obra que acerca a los jóvenes a la lectura, aunque el material no sea el mejor, es positiva. Más aún teniendo en cuenta que los adolescentes hoy no son propensos a este placer que no sólo es bello, sino edificante y educativo. ¿Cómo se puede educar con literatura de masas? Estimula el pensamiento, la memoria, se internalizan normas gramaticales y ayuda a mejorar la concentración. En estos momentos donde lo preeminente es el hipertexto, la linealidad de la experiencia lectora explota una capacidad que no es muy estimulada hoy.

Los cuatro libros que forman la serie no son, por sí mismos, un ejemplo a seguir ni el puntapié ideal para activar el motor lector. No obstante, abren el panorama y la posibilidad de otras historias de germinar entre el público adolescente. Así, productos como Los juegos del hambre (2008) pueden meterse en la cola del cometa que deja Meyer y, ya con un contenido más politizado y complejo, insertarse en una audiencia difícil de captar y dar continuidad entre los más jóvenes al hermoso hábito de la lectura.

Personajes entrañables: Lo bueno de llamarse Sam

6 Jul

El post de hoy se lo dedico a dos de los mejores personajes secundarios de la historia: Samsagaz Gamyi  y Samwell Tarly. Quizás este podio esté relacionado con que pertenecen al universo de dos autores que adoro: J. R. R. Tolkien y George R. R. Martin, autores de las sagas El señor de los anillos y Canción de hielo y fuego, respectivamente.

Uno lo creó a principios del siglo XX, el otro lo incluyó en su saga mientras finalizaba el mismo siglo y se metía en el XXI, pero ambos decidieron que los conozcamos por su nombre de pila: Sam. No sólo los une la coincidencia de su apócope y su papel secundario en las sagas, sino que ambos acompañan y sirven con lealtad y honor a Frodo Bolsón y a Jon Nieve, protagonistas y seres amados por los fanáticos de la épica fantástica, entre los que me incluyo.

Samsagaz es un hobbit de Bolsón Tirado en la Tierra Media, jardinero de profesión, de cuerpo generoso y alma noble. Acompaña hasta las últimas instancias a su adorado Frodo en la peligrosa aventura de destruir el anillo de Sauron. Si bien se podría caracterizar como inocente y de carácter gentil, es en este viaje tan inesperado que se descubre su naturaleza bravía y su capacidad para enfrentarse a enemigos y defender a quien considera su amo, pese a que Frodo no se ve a sí mismo de ese modo.

Samwell es el hijo mayor del Señor de Colina Cuerno en Poniente. Podría haber sido el heredero de su padre, sin embargo, desde chico se mostró debilucho ante la crueldad que gobernaba el espíritu de su progenitor, más inclinado hacia las artes y las lecturas que al arte de la guerra. No soporta ver sangre, no disfruta de la violencia y tiene una muy baja consideración de sí mismo. Es recién cuando llega al Muro, tiempo después que Jon Nieve, cuando a partir de las urgencias de un mundo que se desmorona se devela su capacidad de responder bajo presión, pese a su propio ser, y hasta llega a ganarse el apodo de Mortífero, luego de haber matado a un par de espectros. Idolatra a Jon Nieve, más allá de su origen bastardo, Sam ve en su amigo y mentor improvisado a un hombre que merece ser seguido y pocas veces discutido. El personaje gordinflón y temeroso crece hasta convertirse en un servil consejero, siempre amparado bajo su autoestima flaca que se infla con libros.

La nobleza es el rasgo que hermana a uno y otro Sam. Las pocas expectativas sobre su desempeño, también. Son personajes que maduran con el correr de las novelas, que se hacen más complejos, pero que nunca traicionan su buena fe. Secundarios, sí, porque la gloria (o el descrédito) están reservados para otros. No obstante, estos héroes silenciosos merecen su lugar en los anales de los personajes entrañables de la literatura.

Tiempo de sagas: Los Confines de Bodoc

15 Jun

La literatura argentina no tiene una tradición en el terreno de la fantasía. Algunos colocan a Bioy Casares como un precusor de la ciencia ficción, otros señalan algunos relatos de Borges como pertenecientes a este género; pero en lo que a fantasía respecta, no hay un referente claro. No voy a discurrir demasiado en la diferencia entre ciencia ficción (o ficción de la ciencia, denominación más adecuada) y la fantasía. Simplemente, señalo que la primera busca legitimidad en la disciplina que le da origen. Pensemos en Asimov como paradigma, sus exploraciones del espacio, la extrapolación de características actuales a futuros muy lejanos, siempre con apoyo de los desarrollos de la ciencia dura que le da contexto.

La distopía sería una variación y la fantasía sería un subgénero con más libertades a la hora de crear su universo de referencia. Pensemos en la saga fantástica más maravillosa (valoración mía, pero de millones de otros también): El señor de los anillos de J. R. R. Tolkien. En los libros, asistimos a la creación de no sólo un universo donde acontecen los hechos, sino de razas, lenguajes y, lo más importante, la invención de la magia que, para mí, es la característica distintiva de toda pieza de esta subclasificación literaria, aunque merece una categoría por derecho propio.

Es esta literatura fantástica, siempre épica, la que no tiene un antecedente en la Argentina y, si lo tiene y lo desconozco, ninguno se asemeja a la calidad y relevancia de la obra de la escritora santafecina Liliana Bodoc. El primer tomo se publicó en el año 2000 bajo el nombre Los días del Venado y se compone de dos volúmenes más: Los días de la Sombra (2002) y Los días del Fuego (2004). En los primeros meses de este año, Bodoc publicó Oficio de Búhos, un libro de relatos de los Confines situado en tiempos de paz tras las guerras contra Misáianes, el hijo de la muerte.

La historia transcurre mayormente en las Tierras Fértiles, aunque también hay acción en las Tierras Antiguas, desde donde Misáianes envía a sus acólitos a aniquilar toda vida, sin medias tintas. Los Confines son los territorios del sur del continente de las Tierras Fértiles, hogar de los huisihuilkes y del protagonista del primer libro, el guerrero Dulkancellin quien es convocado para un misterioso consejo en Beleram junto a representantes del resto de las civilizaciones del continente.

La saga remite de forma intensa a la conquista de América, tanto en la forma que toma el conflicto (el invasor a través del mar) como en la constitución de los pueblos de las Tierras Fértiles. Los Señores del Sol, al norte, poseen una clara reminiscencia a las culturas precolombinas, por ejemplo. Sin embargo, la ficción tiene una fuerza propia y estos elementos de semejanza con un hecho histórico no oscurecen ni agotan completamente el relato.

Bodoc crea una mitología con un poderoso referente cultural americano que no posee fisuras. Los grandes temas que atraviesan la saga son la relación con la naturaleza, los vínculos comunitarios al interior de cada civilización y entre sí, la amistad y la traición y siempre desde un enfoque próximo a nuestra historia como pueblo, a diferencia de otros relatos de la épica fantástica cuyo sustento es la larga historia medieval europea.

Por último, quizás lo que merezca los mayores elogios: Liliana Bodoc es una poeta de la prosa que no aburre ni cansa, sino que siempre motiva e invita a seguir leyendo. En ocasión del lanzamiento de Oficio de búhos, la autora dijo: “Mi preocupación por el lenguaje crece conmigo, y estoy cada vez más convencida de que la literatura es un cómo se dice mucho más que un qué se dice, y no estoy hablando de un no compromiso con el sentido de las cosas, ni siquiera de un no compromiso humano y político, pero creo que eso tiene que transformarse en cómo se dice, entonces ando un poco obsesionada con eso”. Y, a lo largo de los libros, se nota. Hay clasicismo en su prosa, hay lírica y, aún así, el relato fluye suave como la seda, acaricia, emociona.

*La imagen que ilustra esta entrada pertenece a Gonzalo Kenny, quien trabaja junto a Liliana Bodoc en el proyecto “El Arte de los Confines” que pueden visitar acá.

A %d blogueros les gusta esto: